LA BúSTIA NEGRA

LA BúSTIA NEGRA

BLOG DE LA SECCIÓN SINDICAL DE CGT CORREOS VALENCIA

Grecia somos todxs

La Confederación General del Trabajo (CGT) manifiesta que el pueblo griego volvió a dar ejemplo de lucha y una vez más fue objeto de una desmedida represión policial, como ocurrió ayer martes cuando decenas de miles de personas se manifestaron en Atenas contra la presencia de Angela Merkel, en la primera visita que realiza a Grecia desde que dio comienzo la crisis de deuda en el año 2010.

La protesta comenzó a tempranas horas en la plaza Syntagma en medio de una violenta actuación policial, con un balance de doce personas heridas y más de cincuenta detenidas. Con anterioridad a la protesta, se produjeron detenciones preventivas y para evitar el traslado de más manifestantes, fue suspendido el servicio del metro en la capital griega. Al mismo tiempo, que la policía prohibió manifestaciones alrededor del Palacio de Gobierno y cerró los accesos al centro de la ciudad.
Más de 7.000 policías, el doble que emplearon para reprimir a manifestantes durante la huelga general anterior y apoyados con francotiradores apostados en los tejados, blindaron la ciudad y aplicaron gases lacrimógenos y granadas “aturdidoras” contra los manifestantes y también los utilizaron para reprimir a un grupo de empleados de hospital que pretendían bloquear una de las avenidas por las que tenía previsto transitar la comitiva de Merkel. 
A pesar de esta desmedida represión, la respuesta fue masiva. El pueblo griego salió a la calle para hacer público su rechazo a las antisociales medidas “de ajuste” que les están imponiendo, hartos de ver cercenados sus derechos, indignados por recibir la visita de la artífice de su ruina. El pueblo, harto de perder para que gane la banca, se niega a pagar la crisis del sistema capitalista. 
Grecia se halla en el ojo del huracán de una tormenta especulativa y se está convirtiendo en un experimento para la nueva fase de corrección que el neoliberalismo se propone realizar a la hora de resolver la crisis económica y financiera. Constituye un ejemplo más de un país víctima de las políticas de recortes salvajes lideradas por Alemania, con una población ahogada por los ajustes económicos y el control del déficit y a la que se le están exigiendo todavía más sacrificios para pagar un rescate que sólo salva al capital. Esta es la fórmula por la que han apostado: asfixia económica a la clase trabajadora más represión. Un peligroso tándem para acallar las voces.
CGT denuncia el estado de terror al que se está sometiendo a la población: cada vez mayor represión y control, privación del derecho de manifestación, reunión y libertad de expresión; violencia legitimada de la policía, detenciones injustificadas, total impunidad policial. Y cada vez la ciudadanía más empobrecida, obligada a una austeridad que sólo beneficia a ricos y poderosos. Vasallos de los intereses de la troika (UE, BCE, FMI), con los máximos dirigentes alemanes como abanderados, los derechos como ciudadanos y trabajadores se han ido al garete: les obligan a pagar la crisis y además reprimen de manera impune sus protestas.
Ante este estado de cosas, la CGT apuesta por una respuesta contundente, por una plena movilización. “Salgamos a la calle. Digamos ¡NO! Seamos protagonistas de nuestro propio destino, no meras marionetas movidas por los dictámenes del capital. Porque no podemos seguir callados, ni que nos arrebaten nuestros derechos. Porque nuestra dignidad no se vende y no estamos dispuestos ni a más sacrificios en su propio beneficio ni a más represión para silenciarnos”.
Por todo ello, CGT irá a la huelga el 31 de octubre y hace un llamamiento a la clase trabajadora y colectivos sociales a que se sumen a esta jornada de huelga en defensa de una nueva sociedad basada en la justicia social y el reparto equitativo.

SP CONFEDERAL CGT

Top